UN DOLOR PARA SIEMPRE

by - sábado, febrero 18, 2017

La gente siempre habla de sus Dolores. A veces sé con certeza que el dolor que sienten los demás es incomparable, inmedible e inalcanzable. Vengo pateando el dolor desde que tengo uso de razón. Sé que es como querer tapar el sol con un dedo, pero me sale bastante bien. No es que duela menos, es que simplemente no pienso en las cosas que me provocan dolor. Las ignoro, trato de tener la mente ocupada siempre en otras cosas. Disfrazo las tristezas con actividades, pensamientos y bastantes delirios. Funciona por un tiempo, pero no traten de hacer esto en casa, tiene efectos contraproducentes.

Hace unos días me pasó algo que, por supuesto, nunca me paré a pensar que podía pasar, o que según las leyes de la naturaleza, tenía que pasar. Incluso desde hace unos meses, sabía que era algo inevitable. Lo di como un hecho, y no voy a decir que no dolía porque sí, dolía un montón, pero siempre me enfoqué en otros temas, en otras cosas en las que mantenerme ocupada, y ahora me doy cuenta de que esto funciona en mí como un patrón que en el momento no puedo controlar, simplemente actúo de esa manera. Sé que nadie lo dice, pero puedo ver en las mentes retorcidas de las personas que silenciosamente me tildaron de fría o insensible. Hace una semana y media perdí a mi papá, y se me saltó el tapón que no me dejaba exteriorizar lo que me pasa. Se me fue absolutamente todo de adentro. Recuerdo el momento exacto en el que quedé vacía. Salió todo, como una explosión que todavía está liberando la última humareda que le queda. No puedo decir que fue liberador. La verdad es que duele todos los días, y de repente me encuentro a mí misma haciendo fuerza para poner el tapón de nuevo. Siento la abrazadora sensación de una nueva explosión y quiero frenarla, agarrarla fuerte y retenerla a toda costa, pero no siempre lo consigo.

Con esto me doy cuenta que hay diferentes dolores, por diferentes motivos y con diferentes intensidades. La intensidad de mi dolor supera todos y cada uno de mis dolores anteriores en la vida. Estas lagrimas son más pesadas, cargan con la veracidad de que mi papá no está más, de que por más de que en su momento no haya pensado en que iba a pasar, de que cuando estaba confirmado que sucedería seguía haciendo la idea a un lado, pasó. Estas lágrimas cargan con las cosas que nunca quise ver, y que vi de golpe.

Este dolor califica como un 10 en mi escala y no lo puedo hacer bajar, no cesa, no da tregua. Me asfixia un poco todos los días, me aprieta en el pecho y me vuelve vulnerable. Pero lo peor de todo, es que quiero que se quede conmigo para siempre. Cada vez que el dolor me pincha, viene acompañado de recuerdos hermosos, como el timbre de voz de mi papá o sus típicas contestaciones en situaciones cotidianas. El dolor, cuanto más intenso, trae más nítido y más memorable el recuerdo. Tengo miedo de olvidarme de detalles suyos, y sé que es inevitable. Por eso quiero que duela mucho todos los días de mi vida, no quiero olvidarme de absolutamente nada.

Hoy tengo la posibilidad de tener un dolor diferente a todos los dolores, un dolor tan hermoso como desgarrador. Dígase que intento ver la mitad del vaso lleno, pero simplemente no quiero desprenderme de lo único que tengo de mi papá: la historia que hicimos juntos.


Te quiero viejo. Hasta siempre. 


You May Also Like

9 comentarios

  1. Hola Ximena, es mi primera vez por tu blog y tus palabras me hicieron emocionar. No sé muy bien qué decirte, pero creo que en estos momentos lo mejor que podes hacer es justamente lo que sientas, y no reprimirlo. Y escribir sobre el dolor es una hermosa manera de mantener vivo ese recuerdo. ¡Te dejo un abrazo y fuerza!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Romina, escribir sobre el dolor es lo más grande que tengo en este momento. <3
      Gracias. Besos!

      Eliminar
  2. Hola Xime! Yo perdí a mi mamá en 2015 y entiendo un poco cómo te debes sentir. También pensé que no me estaba doliendo como le dolería a otras personas o estaba como anestesiada. O tal vez es porque me lo esperaba y al mismo tiempo no quería que siguiera sufriendo. Ciertos días me atacan los recuerdos y los "nunca me verá hacer tal cosa" pero es un dolor que me hace acordar los momentos que vivimos.
    Te mando un abrazo y fuerzas ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Anto. Estas son cosas que uno siempre piensa que solo le pasan a los demas. Supongo que es un dolor al que me tendré que acostumbrar.
      Gracias. Besos <3

      Eliminar
  3. Xime. No hay nada que pueda decir que no te haya dicho.
    Los que te dicen que son fríos no te entienden. No lo sos. Este texto es prueba. Simplemente pensas las cosas de un modo práctico. Un problema a la vez, y siempre para después lidiar con lo que a uno le pasa. YO SE lo que esto te significó. Probablemente sea porque te acosé por meses, pero porque te entiendo. Se lo que estás pasando (yo ya lo pasé) y quiero que sepas que no estás sola. No tenes porque pasar esto sola, y contás conmigo. Aunque sea para que te mande imagenes pedorras.
    Te quiero mucho!
    PD: Acotaciones al wpp (? porque me olvido de entrar XD

    ResponderEliminar
  4. Es díficil encontrar palabras que decirte en un momento así porque nada de lo que diga te va a dar consuelo. Lamentablemente en estos casos no queda más que la resignación. Me hiciste reflexionar mucho con esta entrada.

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola Xime! ¿Qué te puedo decir? Las palabras pueden aliviar un poquitito el dolor, el expresarlas tambien. No me quiero imaginar lo que pasaste y lo que estas pasando. Es una perdida grande y un dolor inmenso. Pero lo bueno es que se fue grabando sus huellas en tu corazon, y que lo recuerdes tan bien y con tanto amor. Eso es lo importante. Y que tengas una familia muy pero muy linda que te brinda apoyo y un constante cariño. Aferrate a ellos. Y te deseo lo mejor y que sigas adelante. Cada dia, en tus sueños y proyectos. Porque él siempre va a estar ahi acompañándote en cada segundo.

    ResponderEliminar